Hagas lo que hagas, siempre involucra al corazón...

Blog personal

Noticias y comentarios personales

¿Y AHORA? ¿QUÉ?

Escrito por danielaeliana 01-07-2018 en Relato Final. Comentarios (0)

   Y acá me encuentro, releyendo el primer relato que hice sobre mis saberes previos de atención educativa a la primera infancia, luego de haber transitado el eddi, leyendo diferentes informe, textos y hasta visitando un espacio de estos de manera directa y pienso en cada uno de estos lugares, como los jardines vespertinos, los CET (centro de estimulación temprana), los centro lúdicos, los CPI (centro de primera infancia), los JIC (jardines de infantes comunitarios), los jardines sobre ruedas, entre otros que en este momento no se me vienen a la mente, cada uno de estos espacios tienen propuestas y maneras de trabajar súper importantes y enriquecedoras, las cuáles sería muy interesante incluirlas a los formatos educativos formales, por ejemplo, una de las cosas que destaco en el caso de los jardines vespertinos, cuál tuve la oportunidad de visitar, es que en todo momento tienen presente que lo importante es el niño y el ojo está puesto en eso. Más allá de que las personas a cargo planifiquen las actividades y los proyectos que realizan, primero se fijan en las necesidades del niño y luego prosiguen con todo lo demás. Es muy llamativo también el vínculo que generan con las familias de estos niños, ya que la gran mayoría son jóvenes y se apoyan en estos docentes, y reciben la contención desde muchos lados, no sólo en lo educativo, en lo afectivo, y en lo referente a la alimentación, si no que los docentes se interesan por sus necesidades personales. Esto hace que se generen vínculos más fuertes, los cuales ayudan a trabajar mejor en conjunto y ahí es cuando más se notan los cambios y avances.

  En el caso de los CET, leyendo a mis compañeras pude saber que brindan espacios de talleres y actividades también para las familias, donde los aconsejan, los ayudan en la crianza, muchas veces se trabajan los mismos temas que los niños están viendo y esto mejora los vínculos entre la tríada familia-docente-niño. Por eso, considero apropiado quelos jardines de infantes y/o maternales, tomen este aspecto para nutrirse, poder generar espacios de encuentro o talleres con las familias para abordar los diferentes temas que tocan de lleno a los niños como así también a las familias, es una realidad lo complicado que se vuelve muchas veces lograr una buena comunicación y un buen vínculo con las familias. Tomar este aspecto, ayudaría a entablar vínculos mucho más estrechos entre familia, niño y escuela.

  Retomando aquellas líneas de mi primer relato sobre saberes previos, que decía más o menos así… “un grupo llamado Pehuén, se encargaba de recibir donaciones de los vecinos y de la comunidad de la institución, ya sea comida, juguetes, ropa, lo que fuera, en buenas condiciones. También realizaban bingos, kermese, y otras actividades para recaudar algunos fondos y poder entregarles el dinero. Hubo un año en el que invitaron a personas de un pueblo de Chaco a pasar algunas semanas y hospedarse en el colegio. Allá, estos chicos compartían algunas actividades con los diferentes cursos, al finalizar el horario escolar, los alumnos que querían podían quedarse en el colegio para ayudar y estar con estos chicos. Más de una vez me quedé fuera de hora con mi grupo de amigas, donde pude darme cuenta que realmente se puede aprender mucho de personas que tienen una realidad diferente a la que uno vive. Allí no sólo jugábamos a diferentes cosas, si no que los integrantes del Grupo Pehuén, nos permitían ayudarlos en cuanto a aspectos educativos, algunos de ellos no sabían leer ni escribir, porque su pueblo era tan carenciado que la mayoría de esos niños en lugar de asistir a la escuela, tenían que salir a trabajar para poder ayudar a sus padres con las tareas necesarias de la casa. Por eso, nos ofrecíamos a ayudarlos a aprender a leer, a escribir, y a informarlos de otros puntos primordiales para la vida en sociedad.

  Quizás las diferentes modalidades sin formato escolar que hay no son de esta misma manera, pero me pareció importante compartir esta experiencia que tuve la suerte de vivir. Puede tener una semejanza con estas modalidades, ya que éstas muchas veces son llevadas adelante por personas que no están capacitadas o con una formación profesional, pero, todo lo que hacen, lo hacen de corazón y a pura voluntad, y eso es lo que en su momento hice yo también, compartir los conocimientos que tenía con chicos que los necesitaban, si yo sabía leer y escribir, y tenía la oportunidad de enseñarles a estos chicos a saber hacerlo también no iba a dudar en hacerlo.”

  Y ahora me pone bien poder afirmar que el Estado puso la mirada en lo que realmente importaba, ya que al hablar de las personas que se encuentran a cargo de la mayoría de estos lugares, muchas de ellas son madres cuidadoras, que se ofrecen a voluntad para trabajar con estos niños y éstas no tienen una capacitación profesional, o simplemente no están preparadas para esto, pero gracias al texto “otra forma de ser maestros” pudimos notar que en los jardines comunitarios hubo una inclusión docente, incorporándolos en diferentes salas para que estas madres cuidadoras empiecen a tener una mirada más pedagógica, acercándoles propuestas y capacitándolas en cierta forma para poder enriquecerse y dejar de cubrir sólo el rol asistencial de su parte. Esto es sólo un comienzo, pero tengo las esperanzas de que se lleve este proyecto a los demás formatos no escolares y podamos avanzar en cuanto a esto y así poder hacer valer los derechos del niño.

  Me voy contenta, de haber podido conocer al menos la existencia de estos espacios, en ninguna otra instancia de la carrera me hablaron de ello y lo considero sumamente importante, ya que existen diferentes realidades a la que una está acostumbrada y siempre hay que estar informada de todo esto porque no hay que darles menos importancia por el simple hecho de no pertenecer al formato escolar, considero de mi parte que con un granito de arena de cada una de nosotras se pueden lograr muchas cosas, así que agradezco esta oportunidad.

  No quiero terminar sin decir que me pareció extraordinario la idea de los jardines vespertinos, que piensen en esos padres adolescentes, que no concluyeron sus estudios, y se les dé esta oportunidad de hacerlo y que al mismo tiempo ofrezcan este espacio para sus hijos mientras los padres están estudiando, que no sólo le ofrezcan propuestas lúdicas pensadas en cuanto a sus necesidades, sino que también les brinden la cena para cubrir también la parte alimentaria de ellos, ya que la mayoría muchas veces no cuenta con esos recursos en sus hogares y viven una realidad muy dura.

  No quiero parecer reiterativa, pero estoy agradecida de haber podido transitar esta instancia, estoy en un momento de mi vida en el cuál tengo una gran mezcla de sentimientos, ya que estoy en la recta final de la carrera, con un pie adentro de la residencia y considero muy importante estos aportes para mi futura vida de docente de nivel inicial.

  Cierro con la frase que comienza mi blogfolio, “Hagas lo que hagas, siempre involucra al corazón”.


NUEVE LUNAS

Escrito por danielaeliana 03-06-2018 en Nueve Lunas. Comentarios (0)

El jardín vespertino Nueve Lunas se encuentra dentro de la Escuela N°25 D.E N°10 Colegio República de Turquía, ubicado en el barrio de Saavedra en la calle Ruiz Huidobro al 3600. 

A este jardín concurren niños de 8 meses a 5 años de edad cuyos padres cursan ahí mismo el colegio primario, secundario y cursos de oficio solo para adultos. Si los padres no concurren a la institución, los niños no pueden concurrir al jardín.

Al realizar este informe y recolectar la información entre todas las integrantes, descubrimos varias diferencias y similitudes a la hora de compararlo con una Escuela Formal.

Los niños pueden concurrir a partir de las 18:30 hs hasta las 22:00 hs, aunque este horario no es obligatorio ya que los padres van al colegio solo por las materias que deben cursar, modalidad similar a los terciarios.

También nos pareció sumamente importante que tengan la posibilidad de cenar allí (con postre incluido), la comida es enviada por el Gobierno de la Ciudad y a veces les mandan una colación, que si no la pudieron o quisieron comer, pueden llevárselas a sus casas. Cómo nos contaban los docentes, para ellos es muy importante que los niños se retiren ya cenados, ya que hay muchas realidades bastante complicadas, y una gran mayoría de niños no tienen la oportunidad de comer en sus casas y los docentes lo tienen en cuenta, y por eso realizan la cena a las 20:00 para que todos puedan irse alimentados.

Este programa de primera infancia, diferente de las instituciones con formato escolar, no está organizado por salas y por edades, si no que el grupo es multiedad. Además, no cuentan con el espacio físico de la sala, si no que desarrollan todas las actividades en el Hall y la parte del pasillo del comedor.

El jardín “Merceditas” que funciona en el turno de la mañana y tarde, ofrece a Nueve Lunas una sala para utilizar, pero los docentes prefieren utilizar los espacios nombrados anteriormente, para no generar ningún inconveniente con los otros turnos que se dictan allí. Muy pocas veces utilizan la sala.

Otra diferencia con el formato escolar, es que las actividades que realizan, más allá de la planificación con objetivos y contenidos, son de un aspecto más recreativo y lúdico, ya que por lo general los niños que asisten van al jardín durante el día, la mayoría doble turno, y llegan a este espacio cansados; por este motivo, el enfoque es más desestructurado, por ejemplo, los docentes no trabajan los momentos de rutinas ,ni hábitos, ni siguen al pie de la letra el diseño curricular donde ciertas áreas son obligatorias dentro de la escuela formal. Esto se organiza de esta manera porque lo único que les interesa es el bienestar de los niños y favorecer el juego, el cuidado de uno mismo, donde no se pierda la ilusión, la imaginación y la creatividad del niño.

Para poder participar de éste programa hay que ser docente recibido con título y tener cargo en planta. En el espacio trabajan tres docentes capacitados y formados. Gastón es el profesor a cargo y concurre al jardín todos los días. También está Pía que trabaja en el jardín por horas cátedra, por lo que asiste solo 3 veces por semana y luego hay otra docente,que también asiste 3 veces por semana, compartiendo un día con Pía. Solo los días Lunes están los 3 juntos.

Los docentes de este espacio nos han expresado sobre la conveniencia de que su presencia sea constante frente a los niños pero, lamentablemente, no tienen la posibilidad de decidirlo.

También nos han contado lo afortunados que son de contar con este espacio, ya que es un lugar preparado para estar con niños, ya que son conscientes de otros espacios que no lo son. Por ejemplo, nos contaron que dentro de este programa estuvieron dando clases en una oficina, en un bicicletero, y otros espacios que no están preparados ni equipados para estar con niños pequeños.

En relación a los materiales, el gobierno envía un pedido de materiales una vez por año. Generalmente estos materiales no sirven, ya que suelen ser muy pocos y son materiales que no son acordes a la edades de los niños. Los docentes han contado que les habían enviado cunas, y que como ellos no tenían bebés, decidieron acercarlas a otro espacio que las necesiten. Entre ellos, suelen organizarse para poder intercambiar los materiales.

Con respecto al vínculo con las familias, la reunión de padres solo se organiza una vez al año. Esta reunión toma lugar a principio de año, para conversar sobre los niños, cómo se trabajará, de qué manera se comunicarán, si dentro de la familia existe algún tema particular que ellos deban tener en cuenta, etc.

Además, no utilizan cuaderno de comunicados, lo que genera una comunicación más fluida y constante con los padres, sobre todo a la entrada y salida de cada niño.

También los docentes cuentan con la posibilidad de buscar a los padres en las clases de primaria y secundaria en caso de ser necesario.

Reflexión personal: 

A mi particularmente me pareció interesante la propuesta de ir a conocer este espacio, ya que no es a lo que uno está acostumbrado, más allá de que tampoco sabía que existían jardines vespertinos. Al escuchar ese nombre me imaginé algunas cosas y fui con suposiciones, que al llegar allá cambió todo el paradigma, al charlar con el docente a cargo, Gastón, quién nos contó acerca del funcionamiento del mismo y cómo lo llevan adelante. Este programa de primera infancia, tal como lo llamó este docente, me parece muy necesario y es muy bueno que le den esta posibilidad a los adolescentes que desde tan jóvenes son padres, de poder seguir o terminar sus estudios, y más allá de eso, que también les brinden una alimentación a los niños, puesto que la gran mayoría de ellos, viven en una realidad complicada y no todos tienen acceso a esto y que puedan cenar, comer postre e inclusive llevarse galletitas o lo que el estado entregue como “vianda” para la tarde/noche y que puedan comer eso en sus casas también. Me pareció muy importante que en todo momento se remarcó que acá lo importante es el niño y el ojo está puesto en eso. Más allá de que planifiquen las actividades y los proyectos que realizan, primero se fijan en las necesidades del niño y luego prosiguen con todo lo demás. Es muy lindo el vínculo que generan con las familias de estos niños, ya que al ser tan jóvenes se apoyan en estos docentes, y reciben la contención desde muchos lados, no sólo en lo educativo, en lo afectivo, y en lo referente a la alimentación, si no que los docentes se interesan por sus necesidades y hasta les juntan ropa y se las entregan a quienes les hagan falta. Que se generen estos vínculos más fuertes ayuda a trabajar mejor en conjunto también y los cambios en esto se notan aún más.

Conociendo un poco más...

Escrito por danielaeliana 01-05-2018 en Informe Grupal. Comentarios (0)

Este informe está basado en una investigación realizada por UNICEF Argentina y la Universidad Nacional de General San Martín (UNSAM). En el mismo podremos encontrar servicios, los cuales pueden ser jardines maternales, comunitarios, etc. que se llevan a cabo en contextos vulnerables, ya que se afirma que la primera infancia es el momento donde se construye la subjetividad del niño/a, y que estos contextos de pobreza llevan a ese sujeto a transitar innumerables situaciones que interfieren en la formación de su subjetividad. 

Los objetivos de estos dominados servicios, son los de cubrir necesidades básicas como alimentar y brindar salud, para favorecer el desarrollo integral de ese sujeto a través de la satisfacción de las necesidades básicas primordiales y a través de la educación. Algunos dependen del Ministerio de Educación, pero otros dependen de programas que realiza desarrollo social o de determinada comunidad, que por necesidad, se ve obligada a organizarse de manera tal de abrir un espacio propio. Se puede destacar de estos dos últimos que predomina lo asistencial por sobre lo pedagógico. Esta investigación, se llevó a cabo en 31 jardines Maternales, 6 son de gestión estatal municipal en la provincia de Buenos Aires, 7 son jardines Maternal comunitarios de Buenos Aires y Tucumán y 13 atienden a niños de sectores pobres.

  En cuanto a las personas a cargo de los niños, podemos afirmar que esto está condicionado por el organismo del cual dependen, ya que si es un jardín comunitario depende de vecinos, que voluntariamente, organizan el espacio para su comunidad. Y en cuanto a los jardines que dependen de desarrollo social o de minoridad y familia, cuentan con personal profesional. En los jardines comunitarios es frecuente encontrar mujeres que trabajan como voluntarias ad honorem. Además, hay “mamás cuidadoras” que cumplen funciones de auxiliares o educadoras junto a las maestras a cargo de los niños.

  Los jardines comunitarios interactúan con otras organizaciones en mayor medida, a diferencia de los jardines municipales que no cuentan con estas variables donde suelen formar parte de redes que les facilitan la gestión de recursos. También interactúan con otras organizaciones e instituciones del barrio como los centros de salud, los municipios, las universidades e institutos de formación docente, entre otros. De los servicios que fueron visitados, cuatro son jardines comunitarios en manos de organizaciones de la Iglesia Católica. En general, estas instituciones se vinculan específicamente con políticas públicas de atención a la primera infancia a través distintos planes y programas como las becas UDI (pertenecientes al área de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires) o dinero para alimentos a través del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación-PNUD en el caso de jardines maternales pertenecientes a organizaciones de la sociedad civil de la provincia de Tucumán.

  En cuanto al vínculo con las familias, además de generar un vínculo donde se les informa a las familias el itinerario de actividades y rutinas de los/as niños/as, sino que también, invitan a las familias a participar de diferentes actividades y así poder socializar más con los propios niños y poder pasar un rato con ellos. Son situaciones en las que pueden intercambiar experiencias con sus hijos en un ambiente especialmente preparado para eso, pero sin embargo son escasas. En general, la finalidad de la convocatoria a las familias está relacionada básicamente con la organización de actos y fiestas escolares, como así también con invitaciones a reuniones de padres, eventos para recaudar fondos, colaborar en diferentes tareas que hacen al mantenimiento del espacio, tales como arreglos de juegos y juguetes, costura de cortinas o sábanas de cunas, trabajos de albañilería y pintura, entre otros. En los casos de jardines comunitarios, se toma mucho más en cuenta a la integración de las familias, las puertas de los jardines están abiertas siempre para las familias, proponen algunas instancias de trabajo sobre pautas para la crianza de los niños, resultan acciones aisladas, rara vez evaluadas e insuficientes frente a las precarias situaciones de las familias de estos niños.

  En estos contextos, el jardín maternal asume un carácter más bien asistencial debido, por un lado, a que atiende fundamentalmente los aspectos vinculados con la higiene, la alimentación y la salud; y por otro, a que el personal a cargo de los grupos tiene escasa formación específica. La atención que ofrecen deja ocultas otras urgencias menos visibles, pero igualmente perentorias, relativas al desarrollo integral de los niños pequeños en esta importante etapa de su desarrollo. En este sentido hay una deuda pendiente en relación con la visibilidad de la función pedagógica del jardín maternal y la formación de sus recursos humanos.

  Los niños pasan una parte importante del día en estos servicios que, además de alimentarlos y cuidarlos, tienen la responsabilidad de ofrecerles oportunidades que potencien su desarrollo emocional e intelectual. En estos contextos el jardín maternal es, junto con la familia, un ámbito privilegiado para generar aprendizajes.

Por otro lado, la falta de materiales y recursos didácticos suficientes dificulta el enriquecimiento de las propuestas. Estas se sostienen en una concepción de infancia que, generalmente, toma poco en cuenta las particularidades de cada niño.

  En cuanto a las actividades de estos jardines, en las salas, en los momentos de juego libre, los niños interactúan con diferentes tipos de materiales sin la intervención docente. Se observa que las actividades propuestas por el docente o idóneo a cargo están relacionadas, sobre todo, con la internalización de pautas, el cumplimiento de normas y la enseñanza de hábitos.

  Además de actividades de juego libre, en las salas se ofrecen propuestas más dirigidas que, generalmente, se asocian al dominio de algún material o técnica plástica o al acompañamiento de música con instrumentos.

  Los momentos literarios, están pautados y básicamente, consisten en que la docente muestre imágenes y narre un cuento mientras los niños miran y escuchan. En algunos casos, las propuestas literarias dan cuenta de la idea de que el desarrollo del habla y del lenguaje se vincula directamente con el desarrollo cognitivo, social y perceptivo.

  Por ciertos motivos, el juego se ofrece como una actividad específica y no como una modalidad de trabajo que atraviesa la cotidianeidad del jardín. Son pocos los casos en los que se juega para vincularse, para establecer un puente entre cada niño y sus propias posibilidades de desarrollo.

  A la hora del aprendizaje de hábitos, también se estructuran como momentos de juego, aunque no haciendo hincapié en aspectos lúdicos, sino, considerándolos como oportunidades de aprendizaje que pueden optimizarse desde el juego. En muchos casos la intencionalidad docente parte de la premisa de “igualar”, “estandarizar” logros de aprendizaje y conductas en todos los niños que tiene a su cargo.

  Entonces, la enseñanza, pareciera priorizar la transmisión de normas sociales y hábitos, en particular de higiene y alimentación. En este marco es importante insistir en que las modalidades que adopte el adulto a cargo alumno.

Reflexión final:

  Aunque puede observarse un avance en cuanto a la atención educativa a la primera infancia en Argentina, mediante este trabajo de investigación realizado en 31 jardines maternales de diferentes lugares ,no debemos pasar por alto que aún falta un importante fortalecimiento en cuanto a cuestiones de personal a cargo de los niños por ejemplo, ya que generalmente son llevadas a cabo por “mamás cuidadoras” que se ofrecen por voluntad propia a cuidar a estos niños, y no por docentes con una capacitación profesionalizada, por esto mismo creemos importantísimo la capacitación a estas madres en cuestiones pedagógicas. Otra cuestión es que  al depender de diversas área del gobierno, deberían poner el foco en cuestiones fundamentales como son los alimentos, elementos y materiales que se necesitan para llevar adelante la tarea en estos jardines, porque a causa de estos faltantes, muchas veces no pueden realizarse las actividades necesarias para fortalecer a los niños en lo pedagógico y por esto, los jardines están más vistos como “guarderías” por su alta importancia para dar respuestas asistenciales por sobre la importancia del derecho del niño a una educación de calidad.


GRUPO PEHUÉN

Escrito por danielaeliana 28-04-2018 en Formato no escolar. Comentarios (0)

Cuando escucho Atención Educativa a la Primera Infancia se me viene a la mente una vivencia que tuve hace unos años cuando estaba en la secundaria. En mi colegio, crearon un grupo en el que podía anotarse todo aquel que deseaba ayudar sin compromiso a personas que lo necesiten de otras provincias. Este grupo llamado Pehuén, se encargaba de recibir donaciones de los vecinos y de la comunidad de la institución, ya sea comida, juguetes, ropa, lo que fuera, en buenas condiciones. También realizaban bingos, kermese, y otras actividades para recaudar algunos fondos y poder entregarles el dinero.

Hubo un año en el que invitaron a personas de un pueblo de Chaco a pasar algunas semanas y hospedarse en el colegio. Allá, estos chicos compartían algunas actividades con los diferentes cursos, al finalizar el horario escolar, los alumnos que querían podían quedarse en el colegio para ayudar y estar con estos chicos. Más de una vez me quedé fuera de hora con mi grupo de amigas, donde pude darme cuenta que realmente se puede aprender mucho de persona que tienen una realidad diferente a la que no vive. Allí no sólo jugábamos a diferentes cosas, si no que los integrantes del Grupo Pehuén, nos permitían ayudarlos en cuanto a aspectos educativos, muchos de ellos no sabían leer ni escribir, porque su pueblo era tan carenciado que la mayoría de esos niños e lugar de asistir a la escuela, tenían que salir a trabajar para poder ayudar a sus padres con las cosas necesarias de la casa. Por eso, nos ofrecíamos a ayudarlos a aprender a leer, a escribir, y a informarlos de otros puntos primordiales para la vida en sociedad.

Quizás las diferentes modalidades sin formato escolar que hay no son de esta misma manera, pero me pareció importante compartir esta experiencia que tuve la suerte de vivir. Puede tener una semejanza con estas modalidades, ya que éstas muchas veces son llevadas adelante por personas que no están capacitadas o con una formación profesional pero, todo lo que hacen, lo hacen de corazón y a pura voluntad, y eso es lo que en su momento hice yo también, compartir los conocimientos que tenía con chicos que los necesitaban, si yo sabía leer y escribir, y tenía la oportunidad de enseñarles a estos chicos a saber hacerlo también no iba a dudar en hacerlo.

Esto es un poco de lo que se de este tipo de modalidades educativas no formales, y voy a aprovechar este espacio para informarme sobre ellas ya que lo encuentro muy interesante.

PRESENTACIÓN

Escrito por danielaeliana 13-04-2018 en PRESENTACIÓN. Comentarios (0)

Hola a todas! Mi nombre es Daniela, tengo 22 años, soy de provincia, vivo en Munro, Vicente Lopez. Estoy en el último tramo de la carrera así que acá estamos con muchas mezclas de sentimientos.

Si yo fuera una cosa.... sería el agua. Porqué? Porque la relaciono con la transparencia, y yo me veo así, como una persona totalmente transparente, no escondo nada, a mi todo se me nota a simple vista, es fácil darse cuenta si algo me pasa, a veces no se si eso es bueno o malo en realidad. El agua, porque ella pasa por muchos estados, y las personas somos así o yo soy así por lo menos, hay días que me siento un poco más débil que otros, donde me encontraría en estado líquido. Otros que como toda leonina tengo una fuerza y voluntad que no se de donde la saco y estaría en estado sólido y en estado gaseoso... supongo que todos los días me encuentro en ese estado porque el gas lo asimilo con la libertad (por las partículas en movimiento desplazándose por el espacio) y eso es lo que soy, una chica inquieta, alegre y divertida por sobre todas las cosas, es difícil encontrarme de mal humor y sin ganas.

Cuando pienso en el agua se me vienen dos cosas principalmente, la pureza y la vitalidad, lo que me lleva a pensar en la vida y eso es algo que disfruto mucho, vivo todos los días como si fuera el último porque creo que de eso se trata la vida no? Amo reírme y disfrutar de las pequeñas cosas. Reír, soñar, amar como forma de vida, siempre.